El retorno de las brujas

Por Constanza Green Durán .

“El retorno de las Brujas” Es una serie de pinturas gráficas realizadas con acrílico sobre tela, que está en constante proceso, estas pinturas relatan aspectos del mundo de la psiquis desde el inconsciente colectivo femenino. En esta serie se investigan arquetipos y símbolos de la literatura clásica infantil de distintas culturas, relatos que van siendo traspasados de generación en generación a través de fábulas y cuentos ilustrados en donde mujeres, madres y abuelas han dejado aprendizajes por medio de su quehacer creativo, utilizando el inconsciente y el psicoanálisis para depositar mensajes ocultos de nuestra psiquis.

Las pinturas se componen de distintos elementos que mezclan aspectos ilustrativos y pictóricos, dando protagonismo a figuras simbólicas centrales de rostros y cuerpos que representan personalidades que tenemos todos en común. Ya que en nuestro inconsciente existen arquetipos que están presentes y que no han sido del todo develados. Estas figuras se complementan de elementos como serpientes, plantas, fogatas, calaveras o animales, palabras y frases que se encargan de completar la reinterpretación gráfico-pictórica, conformando el mensaje final con el objetivo de visibilizar estas posibilidades de poder simbólico desde un lenguaje personal a uno global en donde todxs estamos conectados colectivamente.

Este trabajo está elaborado desde la observación y experiencia personal en relación con nuestra vida íntima y psíquica, además de la doméstica, maternal y política desde un renacimiento y fortalecimiento de la fuerza femenina expresada en las calles de Chile y el mundo.

Esta serie va dedicada a todas las mujeres, a la memoria de las que ya no están, a nuestras ancestras, a desconocidas, a las que antes habitaron estos territorios, a mis amigas y su fuerza, a todas las que van a las marchas, a las jóvenes con sus bailes y cantos, a las sahumadoras y sus ritos, a las que luchan, a las que cuidan a sus hijxs o lxs hijxs de otrxs, a las que no son vistas ni valoradas lo suficiente, a las que atraviesan luchas internas, a las que crean y a todas las que pulsan una realidad más justa y amorosa.