Día Internacional de la Educación No Sexista

Por Gabriela Martínez Cañete 

Hace 30 años la Red de Educación Popular entre Mujeres de Latinoamérica y el Caribe (REPEM) declaró el 21 de junio como Día Internacional de la Educación No Sexista, con el objetivo de promover el derecho a la educación de las mujeres de sectores populares de América Latina y el Caribe, entregándole una educación democrática, respetuosa de la diversidad social, cultural, sexual, que cuestionara los estereotipos, revirtiendo prácticas discriminatorias. Actualmente la educación no sexista se extiende a niñes y jóvenes disidentes que ven sesgado su desarrollo en el ámbito educativo por discriminaciones asociadas a la identidad de género y orientación sexual.

En Chile, las movilizaciones feministas estudiantiles de 2018 plantearon una serie de desafíos en el ámbito educativo, transversalizando la demanda por una educación no sexista y feminista. Educar a niñas, niños y adolescentes para visibilizar y luchar contra el sistema de género binario y heteronormativo que evidentemente es desigual y violento, tanto en las escuelas, universidades como espacios socioeducativos no formales, es uno de los objetivos que persiguen los movimientos feministas y disidentes. 

Este es un trabajo colectivo entre sociedad-escuela y familia (s), donde las, les y los docentes también deben ser capaces de incorporar la perspectiva de género en un marco de inclusión educativa que sea real, permitiendo la existencia de las diversas diferencias que existen entre las personas. De alguna manera, la educación no sexista es una propuesta alternativa ante el sistema educativo hegemónico, donde se siguen evidenciando sesgos por estereotipos y roles de género y a la vez por la expresión de género de niñes y jóvenes que impiden un desarrollo integral de la persona, además que coarta las habilidades que pueda desarrollar dentro del ámbito educativo.

Imagen de portada: autoría desconocida.